¡Rutina de limpieza diaria!

Tenemos claro que limpiar, tonificar e hidratar la piel a diario es básico para luchar contra el envejecimiento, pero somos perezosas.

El paso más importante de todos es la limpieza, cualquier experto te diría: “El resto de productos penetrarán mejor”

“La piel tiene memoria”

“Utiliza protector solar todo el año”

“Comienza a cuidar tu rostro cuanto antes”…

¡Frases muy escuchadas!

Este tipo de mensajes nos llegan a diario por diferentes medios y lo tenemos claro: mantener una rutina de belleza es importante para luchar contra el envejecimiento y dar más vida a nuestra piel, la teoría la sabemos, sin embargo, a la hora de la verdad, somos perezosas y no seguimos los consejos de los expertos a rajatabla.

En ocasiones, llegamos cansadas del trabajo y no limpiamos bien la piel, olvidamos la zona del cuello y el escote al aplicar las cremas o desconocemos las diferencias entre hidratar y nutrir. Vamos a aclarar todas tus dudas sobre los pasos a ver si conseguimos alejar la pereza.

1. La limpieza diaria.

Es el paso más importante de todos porque un rostro limpio asegura que el resto de productos penetren mejor en la piel. Las limpiadoras dependen del gusto de la consumidora.

Hay mujeres que prefieren en formato gel, otras en leche desmaquillante, agua miscelar… Se debe repartir el producto por todo el rostro y masajear de modo uniforme. Nuestra piel acumula la suciedad, polución, piel muerta y, si no está limpia, el resto de cremas o sérum que apliquemos no van a hacer el mismo efecto.

No hay que olvidar la zona del escote. Hay que cuidarla, al igual que el rostro.

Para retirar el producto, podemos hacerlo con una esponja o una toalla húmeda. Eso sí, sólo podemos utilizarla para nuestra cara, no coger una toalla normal que tengamos por ahí, así evitaremos las impurezas y la suciedad.

2. Tonificar para equilibrar la piel.

Algunas personas no incorporan el tónico en su rutina de belleza porque creen que no es tan importante.

Y desde aquí lo desmentimos: Es uno de los ‘tops’ en cuidado facial porque ayuda a equilibrar el PH de la piel. Hay que tener en cuenta que las limpiadoras a veces alteran la piel.

Lo que ocurre es que muchas no lo aplican correctamente: el producto no se debe arrastrar, es mejor ponerlo sobre la piel con pequeños toques. “Podemos utilizar o no un algodón, yo recomiendo ponerlo en las manos, calentarlo poniendo una contra otra y plantar la palmas en las distintas zonas, desde la frente a la ‘T’.

3. Contorno de ojos.

Suele ser el gran olvidado, especialmente a edades más tempranas, sin embargo, te insisto en que sea incorporado en la rutina. La piel es mucho más fina en este área y, por lo tanto, es donde primero se manifiestan los signos del cansancio, las líneas de expresión y las arrugas conocidas como patas de gallo. Basta con retirar un grano de arroz de producto y recorrer con pequeñas toquecitos la zona de la ojera desde el interior al exterior del ojo. Se aplica siempre en pequeños toques y, si se nota la zona especialmente congestionada, podemos realizar un masaje drenante.

4. El sérum actúa en capas más profundas.

Hace unos años, bastaba con poner la crema tras la limpieza pero, hoy en día, sabemos que es un complemento de la crema hidratante, potencia su efecto. Siempre se aplica antes de ésta, porque penetra en capas más profundas de la piel.

Como el resto de productos, no se debe arrastrar, sino aplicar en toques siguiendo el siguiente orden: Mejillas, frente, nariz, barbilla y óvalo facial, con un suave masaje.

5. Crema hidratante.

¿Cuál es la necesidad de tu piel? ¿Firmeza? ¿Luminosidad? ¿Manchas? Según lo que requieras, así debes elegir tu crema específica. No sólo cumple una función de resolución de problemas concretos para que la piel luzca sana e hidratada, también ayuda a que el maquillaje no se escame o cuartee a lo largo del día y siente mejor. Hay que tener claro que, por muy buena crema que pongamos, si no hemos hecho una buena limpieza no actuará igual. Mi recomendación es realizarla día y noche, no se tarda tanto. El éxito de un buen maquillaje es una piel limpia e hidratada.

6. La nutrición nocturna.

La piel no se comporta igual por el día que por la noche. Mientras dormimos, perdemos la barrera de hidratación natural de la piel, porque se produce una pequeña exfoliación al regenerarse. Por eso, la limpieza antes de acostarnos es tan importante, y la crema de noche debe ser distinta a la que utilizamos por la mañana.

Aconsejo utilizar un cepillo facial humedecido desde el escote hasta el rostro, en movimientos ascendentes e insistiendo en las zonas de la frente y barbilla, donde se acumula más grasa. Es una limpieza más profunda que la que se consigue con nuestras manos, y ayuda a activar la circulación y eliminar el maquillaje evitando la zona del contorno de los ojos. A continuación, seguiremos los mismos pasos de la rutina de día, pero con productos específicos para nutrir la piel.

Todo lo que pongamos por la noche penetra mejor en la piel, por eso deben ser cremas y sérum nutrientes que ayuden a la renovación natural.

Consejo experto: Ya sea invierno o verano, hay que aplicar factor de protección solar porque los rayos UVA-UVB queman la piel y son los mayores causantes del envejecimiento.

Yo me lo llevo todo!!!

Saludos 😊😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *